Esta web utiliza 'cookies' propias para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al continuar con tu navegación aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Para más información consulta nuestro Aviso Legal Aceptar

¿Qué es la biomasa?

La biomasa es un recurso renovable y se define como el conjunto de materia orgánica de origen vegetal o animal. Procede indirectamente del sol y la energía que contiene es energía solar almacenada durante el crecimiento por medio del proceso de la fotosíntesis. La biomasa vegetal se obtiene principalmente de residuos forestales, agrícolas o de la industria de la madera. La energía de biomasa es una alternativa neutra en carbono a los combustibles fósiles. Además de minimizar la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, la utilización de la energía de biomasa es ventajosa teniendo en cuenta que el combustible se puede hacer con materiales ampliamente disponibles, tales como virutas de madera, restos de aserrín, residuos agrícolas y otros materiales que de otra manera podrían ser considerados desechos.

¿Qué ventajas tiene el uso de biomasa?

Es más económica, más limpia, no produce olores como el gasóleo por ejemplo, ni corre riesgo de explosiones. Es renovable, es decir, se va produciendo continuamente. Su uso, aporta a la economía local.

¿Es la biomasa una energía renovable?

Se considera que la biomasa es una fuente renovable de energía porque su valor proviene del Sol. A través del proceso de la fotosíntesis, la clorofila de las plantas captura su energía, y convierte el dióxido de carbono (CO2) del aire y el agua del suelo en carbohidratos, para formar la materia orgánica. Cuando estos carbohidratos se queman, regresan a su forma de dióxido de carbono y agua, liberando la energía que contienen. De esta forma, la biomasa funciona como una especie de batería que almacena la energía solar. Entonces, si se produce en forma sostenida, o sea, en el mismo nivel en que se consume, esa batería durará indefinidamente.

¿Cuáles son las biomasas más frecuentes?

Depende de cada país e incluso zona dentro de cada país. En España se utiliza mucho la madera, normalmente procedente de limpieza forestal o de residuos de la industria maderera. También se utiliza con frecuencia el hueso de aceituna, el piñón de la piña, cáscaras de frutos como la avellana, almendra, etc... En América, además de la madera se utiliza frecuentemente residuos de la industria agro-alimentaria como por ejemplo: el bagazo, residuos de la producción del café, de la palma africana, cáscara de diferentes cereales como la cebada, el arroz...

¿Cuáles son las ventajas del uso de la biomasa como sistema de producción de energía?

La tecnología avanzada de la que gozan nuestras calderas de pellet y la amplia gama de soluciones de los sistemas de extracción de carga disponible hacen confortable y eficiente el uso de la Biomasa, provocando que el uso de este combustible ecológico y renovable sea muy económico y rentable con respecto a los combustibles fósiles, lo que produce una rápida amortización de la inversión realizada. El uso de la biomasa como recurso energético, en lugar de los combustibles fósiles comúnmente utilizados, supone unas ventajas medioambientales de primer orden, como son:

  • Disminución de las emisiones de azufre.
  • Disminución de las emisiones de partículas.
  • Emisiones reducidas de contaminantes como CO, HC y NOX.
  • Ciclo neutro de CO2, sin contribución al efecto invernadero.
  • Reducción del mantenimiento y de los peligros derivados del escape de gases tóxicos y combustibles en las casas.
  • Reducción de riesgos de incendios forestales y de plagas de insectos.
  • Aprovechamiento de residuos agrícolas, evitando su quema en el terreno.
  • Posibilidad de utilización de tierras de barbecho con cultivos energéticos.
  • Independencia de las fluctuaciones de los precios de los combustibles provenientes del exterior (no son combustibles importados).
  • Mejora socioeconómica de las áreas rurales.
Estas ventajas convierten a la biomasa en una de las fuentes potenciales de empleo, siendo un elemento de gran importancia para el equilibrio territorial, en especial en las zonas rurales.

¿Qué puestos de trabajo puedo ocupar?

  • Jefe de producción de cultivos de biomasa analizando las características de la explotación forestal o agrícola de la que esté encargado.
  • Técnico especialista en caracterización física, química y biológica de residuos de biomasa y su valorización energética.
  • Asesor técnico en valorización del recurso de la biomasa y en su aprovechamiento óptimo en función de demandas energéticas del consumidor final.
  • Analista económico de la viabilidad financiera y económica de proyectos relacionados con la gestión de la biomasa.
  • Consultor experto en análisis de ingresos y los ahorros potenciales de instalaciones de biomasa.
  • Investigador en la producción de biocombustibles de segunda y tercera generación.
  • Gestor de proyectos de biomasa, analizando desde la evaluación del recurso hasta el análisis de viabilidad económico-financiero.

¿Existe empleo en este sector?

En 2010 en la Unión Europea había 642.683 puestos directos en el sector. Las perspectivas son que para 2020 se incrementen hasta los 838.780 puestos de trabajo.

Grafica sobre el Empleo en Biomasa
Fuente: IEA (from the ECOTEC study “The impact of renewables on employment and economic growth. Directorate General for Energy, European Commission, 2011).

Proyectos importantes que se están desarrollando actualmente en el sector

Un proyecto muy importante es el CASCATBEL, cuyo objetivo es el desarrollo de biocombustibles avanzados basados en biomasas lignocelulósicas que contribuirán a sustituir derivados del petróleo. Su objetivo es diseñar, optimizar y potenciar la producción de biocombustibles de segunda generación a partir de biomasas lignocelulósicas. Cofundado en 2013 por la Comisión Europea y diecisiete entidades –tanto empresas como universidades– procedentes de diez países europeos, el proyecto CASCATBEL permitirá desarrollar biocombustibles renovables con propiedades muy similares a los derivados directos del petróleo. Este avance hará posible una mayor implantación comercial de los biocombustibles basados en biomasa lignocelulósica, que no compite con la producción de alimentos, sin necesidad de nuevas infraestructuras y motores existentes en la actualidad.